Ir al contenido principal

De Chespirito


NOTA: ESTE POST ESTABA PROGRAMADO PARA EL 28 DE ENERO Y NO SÉ QUÉ PASÓ QUE NO SE PUBLICÓ. SORRY.

Hace (poco más de) dos meses murió Chespirito. Roberto Gómez Bolaños.
Ya saben todo el show que se armó con su fallecimiento: las declaraciones, los homenajes, las condolencias, América Latina en shock (bueno eso no se sí fue así).

He de decir que Yo sí veía Chespirito, el Chapulín Colorado, El Chavo del 8. Pero para mi (mala) fortuna la etapa que más recuerdo fue la final, o cerca del final. Cuando dejó de salir del Chavo y del Chapulín Colorado. Cuando prácticamente renunció a esos personajes para encarnar al Chómpiras.
Probablemente ya era muy creepy personificar a un Chavo.

Chavo-ruco del 8

Sí me tocó ver (no en repetición) sketches del Dr. Chapatín y otros, pero al final ya solo hacía de Chómpiras y de la saga donde ya no era ratero y trabajaba con El Botija en un hotel como bell boy.
Ya no salía el Profesor Jirafales, en su lugar salía el Sargento Refugio; ya no había Chilindrina, sino la Maruja; ni Jaimito, sino...(?) no sé qué "cara de perro". Ni bruja del 71, y apareció la mamá de la Chimoltrufia, doña Espotaverderona.

Pa´que te digo que no si sí


Aún así, era un programa muy popular y sí, lo veía. Ya no tenía la gracia pero vamos eran los 80, no había mucho (nada) más qué ver.

Quiero decir que mi mas grande recuerdo que involucra a Chespirito es singular, por decirlo así.
Los recuerdos a veces parecen como películas o fragmentos de películas, como cuando ves una y no recuerdas de memoria toooooda la película, pero sí las partes más significativas para ti. Finalmente una película la puedes volver a ver en le tele o rentarla; una experiencia vivida solo perdura en la memoria.

Así que recuerdo el coche en el que iba, color verde, Montecarlo. Recuerdo que era de noche, íbamos en la carretera, mi papá y Yo. No sé si llovía o no, pero después sí llovio. Seguramente yo iba dormido y desperté por el golpe del choque. De hecho la "escena" del coche andando por la carretera creo que la ha armado mi imaginación, como supongo que se vería en una película.

Entonces despierto, en la parte trasera del auto. Está oscuro, me incorporo y veo a mi papá en el asiento del conductor. Se había golpeado la frente con el volante. El choque no fue contra otro vehículo, no sé a bien qué pasó pero el auto estaba a la orilla de la carretera (carretera llena de curvas y en montaña) en algo que llaman cuneta.

Mi papá se acomoda y como que por un momento (eso digo, así lo nombré) perdió la memoria. Él estaba aturdido por el golpe, seguro. No sé cuánto tiempo pasó, pero recuerdo que me dijo que pusiera música, un cassette (tecnología del siglo XX) de Laureano Brizuela, pero no recordaba su nombre así que solo dijo "ese el del ángel del rock". Estaba en la guantera, lo puse.

Laureano Brizuela, "el ángel (caído) del rock"



Corte a: Yo solo en el carro, de noche, llueve, solo. Tendría como, no sé, la edad no la tengo clara, quizá como 6 años o menos.

Empiezo a sentir miedo. Sí se imaginan la escena ¿no?

Después veo que vienen desde la montaña, del lado donde estaba "estacionado" el coche, un par de figuras con impermeables de plástico, uno era azul, el otro creo que color rosa. Las dos personas con sus "ponchos". Veo que uno de ellos es mi papá. Había ido a buscar ayuda. No sé qué tan lejos, no sé que tan cerca. Pero llegó con alguien que nos ayudó.

Siguiente escena, llegamos a un pueblito. A una farmacia, atrás de la cual vivía la persona que nos ayudó. No sé si es la misma que encontró mi papá allá en la carretera o nos condujo con alguien más.
Creo que una farmacia era lo único que estaba abierto a esa hora o algo así.

Bien, la situación parece estar bajo control ya. No hubo lesiones mayores, salvo el golpe en la frente de mi papá y su respectivo chipote. Recuerden, eran los 80, no había celulares ni Internet, vaya ni siquiera un bíper para tirar un "bipazo". Seguramente mi papá consiguió hablar de algún teléfono del lugar o algo así para avisar lo sucedido.

Ya en la sala de esta casa en la que nos dieron refugio hay una televisión. La buena y vieja televisión, nada de controles remotos, ni LED ni LCD, ni cable ni televisíón satelital. La buen y viejo aparato con perilla y antena de conejo.

Son cerca de las 8 de la noche. El señor de la farmacia me pregunta -¿Qué quieres ver, Chespirito o ....(no recuerdo qué fue lo otro que dijo). -Chespirito, digo yo. Mueve la antena para sintonizar y recibir una raquítica señal del programa, se ve un poco pálido (quizá es por el aparato). El programa está justo por comenzar, es la entrada esa donde hay como explosiones y los personajes salen como de caritacutura. Me dispongo a ver el programa.


Hasta ahí llega la película. Qué, ¿quieren escena después de los créditos? No, en aquellos tiempos no se estilaba. Pero bueno, haremos una versión remasterizada, no estilo George Lucas. Digamos que es un epílogo.

Nuevamente es de noche. Ya estoy en casa y salimos a la calle (es una cerrada) para ver llegar a la grúa, de Grúas Santa Rosa. Las luces color ámbar de la torreta giran y giran,haciendo que sea imposible no notar su presencia. Salimos a ver a la grúa que trajo desde la carretera, en la Selva Negra, al Montecarlo verde.


Sí, lo del Chespirito solo fue un pretexto para contar esta historia, una de esas que quedan grabadas en tu mente y no se te olvidan, como cuando aún cuando has visto una sola vez una película basta para recordarla por siempre.


P.D. También pudo ser pretexto Laureano Brizuela :)


Nos vemos en el golpeo!




Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

The Walking Dead

Nunca me han llamado la atención las películas de zombies, ni los comics de zombies, ni la onda zombiesca en general. Muy bizarro o no sé, pero no es lo mío.
Sin embargo debo admitir que ahora estoy enganchado y soy fan de la serie The Walking Dead, que en México se transmite los martes a las 10pm por FOX.
Había escuchado de que iban a sacar una serie de zombies y todo eso el año pasado, pero como les repito, no es lo mío, pues no le di importancia. Leí en algunos blogs el revuelo que estaba causando, blogs con temática de comics, porque resulta que esta serie está basada en un comic del mismo nombre, que también ha resultado ser un hitazo.
En los últimos meses de 2011 veía Fringe, que pasa la misma hora pero en WB, y de repente, no sé qué me dio que entre comercial y comercial, le cambiaba a The Walking Dead. La empecé a ver con recelo, sobre todo porque eso de muertos vivientes comiendo gente, reitero, no es lo mío.
Empecé a ver desde que estaban en la carretera, escondiéndose de los zo…

Madagascar 3

Las películas animadas siempre me han gustado. De un tiempo para acá vemos más porque a Valentina le gustan también, a grado tal que ella misma nos dice que quiere ver tal o cual película. Finalmente, será cinéfila también.
Por cuestiones de tiempo, principalmente, ya no vamos al cine con la frecuencia que nos gustaría, pero nos las arreglamos para ver las películas que queremos. Ahora tocó el turno a Valentina para elegir. Madagascar 3.

Desde que vio los promocionales en la tv y los espectaculares afuera de los cines nos dijo que esa película quería ver (además de La Era del Hielo 4). Así que esta semana fuimos a verla.
Nos gustó mucho. Vale la disfrutó, no se durmió para nada. Y es que es una película que desde el inicio es divertida. Se ahorra explicaciones que sería demasiado enredado esclarecer, como el cómo llegaron desde Madagascar a Montecarlo los protagonistas de la aventura. Sería demasiado rollo y tiempo el explicar cómo se las ingenian para aparecer de repente en ese lugar…

Todo por el poder

¿Hasta dónde es capaz de llegar un político por permanecer en el poder? ¿Cuántas estrategias legales e ilegales se ponen en marcha? ¿Cuántas conciencias se compran con dinero, con poder? ¿Cuánto están dispuestos a poner en juego con tal de obtener una victoria en las elecciones?
Estas preguntas no se refieren a los procesos electorales que vive vivió nuestro México en estas fechas. Hablamos de una ficción (?), de un presidente imaginario, llamado Frank Underwood, allá en los Estados Unidos, quien llegó a dirigir los destinos de esa nación pasando por encima de quien fuera necesario y ahora enfrenta un momento crítico al tratar de ganar las elecciones para un periodo de cuatro años.
Ahí fue donde nos dejó el final de la cuarta temporada de House of Cards y a partir del 30 de mayo Netflix nos entregó la quinta temporada de ésta, una de sus series insignia, protagonizada por Kevin Spacey, como el presidente Frank Underwood, y Robin Wright, como la primera dama Claire Underwood.
En esta …