Ir al contenido principal

Tocho dominguero

Que bien se siente pisar el pasto (sintético) del estadio de futbol americano.
Hace casi un año que lo pise por última vez -para desarrollar actividades deportivas-.

Este domingo me fui a jugar tocho. No es lo mío, lo mío, pero pues a falta de temporada de Master, porque nos cambiaron la fecha, hay que entrarle a algo y el tocho viene bien. Sobre todo porque no hay presión de ganar un campeonato, un trofeo o algo así.

Lo bonito del tocho dominguero es que es por pura diversión.

Ya desde hace varios meses la Asociación Chiapaneca de Futbol Americano tiene a bien abrir las puertas del estadio samuel león brindis los domingos por la mañana, temprano, para que los amantes al tocho le caigan y se armen las retas y partiditos.

Se pone bueno, hay quienes juegan tocho casi todo el año, otros lo agarramos como distracción o para entrar nuevamente en actividad. Llegan de todos los equipos y ahí se van armando los equipos, claro siempre hay afinidad y amigos que se conocen de más tiempo. Pero se lo pasa uno bastante bien.

Así que quienes quieran caerle, adelante. Los domingos en la mañana como a eso de las 8:30 am.

Aquí unas fotos.






Nos vemos en el golpeo!

Comentarios

Típico Hombre de Mal Morir ha dicho que…
Puro deporte contigo! Siempre es bueno jugar por diversión, pero la adrenalina de un torneo o campeonato y la presión es una sensación que yo no la puedo cambiar en mi equipo de fut. Saludos!
Gilberto Carbonell ha dicho que…
Ah mi buen Típico, por supuesto que la sensación de un torneo o campeonato es inigualable, por eso ya no puedo esperar para que empiece la temporada, el campeonato Master, que es la categoría en al que juego. Por cambio de fechas en el calendario de este año será hasta julio. Sí, lo malo del americano es que hay que esperar un año para la competencia, pero lo vale.

Entradas populares de este blog

Mejor llama a Saúl

Cuando vemos una serie de televisión -una buena serie de televisión-, conocemos a sus personajes, los aborrecemos o los amamos, los recordamos o los olvidamos. Si se trata de los protagonistas es probable que tengamos bien claro quiénes son, cuáles son sus motivaciones y cómo se convirtieron en lo que son o cómo se van transformando desde el capítulo uno hasta el último. Si han visto Breaking Bad sabrán que tiene una rica gama de personajes que van apareciendo a lo largo de sus cinco temporadas; es seguro que muchos nos quedamos con preguntas como ¿qué es de ellos después del final de la serie? Pero, por otro lado, también pensamos ¿cómo llegó este personaje a ser quien es, a hacer lo que hace o comportarse así? Sin duda uno de los que ganó más simpatías fue el abogado Saul Goodman y pensando en ello, Vince Gilligan nos trajo de regreso ese mundo con Better Call Saul, cuya tercera temporada salió en abril pasado y está disponible en Netflix (suben un capítulo por semana)

Eugenio Derbez no es Adam Sandler

Se estrenó hace unos días Cómo ser un latin lover , la segunda película de Eugenio Derbez en Hollywood. Sí, en Hollywood, e independientemente de si su humor gusta o no, lo cierto es que esta cinta y No se aceptan devoluciones han sido éxitos de taquilla en los Estados Unidos. Cómo ser un latin lover tiene como protagonista a Máximo (Eugenio Derbez), un gigoló que logró seducir a una millonaria bastante mayor que él, quien, tras 25 años juntos, decide abandonarlo por un nuevo novio mucho más joven, terminando así su vida de lujos y riqueza a costa de su octogenaria esposa, viéndose obligado a buscar refugio con su hermana Sara (Salma Hayek), a quien no ve desde hace años. Además de Hayek y Derbez, la cinta cuenta con un reparto de caras conocidas por el público norteamericano. Así, aparecen Michael Cera ( Scott Pilgrimm , Super Cool ), Kristen Bell ( El club de las madres rebeldes ), Rob Lowe (The Outsiders) y Renée Taylor (la mamá de Fran Fine en La Niñera ), que logr

Osito Bimbo Zombieeeeee

En el super me encontre con el Gemelo Malvado del Osito Bimbo, el Osito Bimbo Bizarro. En lugar de acercar a los niños, yo creo que los espanta. Parece zombie. Le quedaba grande la botarga al tipo que la hacía de Bimbo Bear. Nótese el nulo cuello del bimboso.